Por la isla y el planeta

Con el objetivo concientizar a la población sobre la importancia del cuidado del medio ambiente y la restauración de los ecosistemas, la Fundación de Parques y Museos de la Cozumel (FPMC) abrió el Parque Ecoturístico Punta Sur al público en general para la realización de una jornada de meditación activa, denominada “Huellas de Consciencia”, que estuvo encabezada por el monje español Venerable Lobsang Zopa.

Ante un nutrido grupo de personas de todas las edades, se llevó a cabo el evento que inició en la zona conocida como “El Último Rincón de México”, en las inmediaciones del Museo de la Navegación y el faro Celarain, donde los asistentes realizaron un ejercicio de meditación por la Isla y el planeta. En este sitio se les invitó a reflexionar acerca de la importancia de proteger los hábitat.

Posteriormente, el grupo participó en una limpieza de playas, con el afán de tener conciencia de la procedencia de los desechos que se encontraron en la playa, ya que así como llega esa basura proveniente de otros lugares, la basura que se tira en la Isla, llega a sitios alejados, porque todo está interrelacionado. “Todas las acciones tienen consecuencias y afectan a otros, aún cuando estén muy alejados”, explicó el monje.

El Venerable Lobsang Zopa, es un monje español, ordenado por S.S. el XIV Dalai Lama de Dharamsala, India. Maestro reconocido por la Fundación para la Preservación del Budismo Mahayana, quien se encuentra en la Isla realizando una serie de actividades y específicamente en Punta Sur estuvo presente para hablar de la importancia de seguir generando conciencia acerca de cómo se está dañando el planeta con la contaminación.

“Una forma de colaborar y de estar presentes es participar en actividades como las que se realizaron hoy en Punta Sur, mismas que luego se van a transmitir a la gente del entorno de cada asistente y generar un efecto multiplicador para despertar la conciencia, para darse cuenta de que existe una relación dependiente entre nosotros y el mundo que nos rodea, destacó Lobsang Zopa.

También se llevó a cabo la restauración del ecosistema de manglar, donde se dispersaron propágulos y sembraron mangle, nivelaron terrazas y colocaron sargazo como composta en las inmediaciones de la torre de observación de flora y fauna, con la participación de los asistentes que se mostraron muy interesados en la recuperación que muestra la Laguna Colombia.

Lobsang Zopa calificó el evento como una meditación activa, ya que a través de estas acciones se buscó que los participantes se concienticen y se comprometan en cuidar el medio ambiente y compartir las experiencias vividas con sus familiares y amigos.

Por su parte, Jesús Benavides Andrade, director de Punta Sur, coincidió con el monje español al señalar que el aprendizaje experiencial, aplicado por la FPMC en niños y jóvenes que son parte de las acciones de conservación ambiental ha resultado exitoso, ya que los conocimientos se almacenan en el consiente y el subconsciente de los participantes, debido a que escuchan, meditan, reflexionan y actúan, por lo tanto, se convierte en toda una experiencia de vida.